Elegía a la ¨Ll¨

El otro día me enteré del hecho que la “Ll” había pasado a mejor vida a manos de la Real Academia Española (RAE). Lo hicieron en Noviembre, me he enterado un poquito tarde, lo sé, pero igualmente me ha causado una tristeza muy grande. Desde que conocí la lengua española siendo una niña en los campos de Oklahoma me han encantado las letras “extras” (es como yo las veía) que llevaba el alfabeto español.

Echada también en el féretro con la Ll está la Ch. En la última edición de 1999, se acercó la muerte cuando los académicos decidieron que no son letras, individualmente hablando, sino solamente dos letras juntas. Ahora, jamás volverán a salir en la tabla del alfabeto de ninguna pared en ningún aula.

Cuando los estudiantes salten la Ll y la Ch mientras reciten el alfabeto, tampoco dirán “be baja o corta” sino solamente “uve”, no “y griega” sino “ye.”

Cuando practiquen los países del mundo, escribirán “Catar” e “Irak” no “Qatar” o “Iraq” porque la RAE ha cambiado el uso de la “q”. Ahora, solamente podemos usarla cuando está acompañada de la “u”.

La RAE ha realizado los cambios intentando unificar el idioma a nivel mundial. El coordinador de la RAE, Salvador Gutiérrez Ordóñez, dijo a El País en Noviembre que el cambio está hecho de forma “razonada y exhaustiva pero simple y legible” pero sobre todo “coherente.”

La RAE sabe que los cambios han provocado resistencias entres los hablantes, o sea, que no soy la única. Poetas, aficionados del idioma y profesores tampoco están de acuerdo con ciertas cosas. El novelista Javier Marías Franco dijo en El País, “para mí nuestra lengua es ahora un poco menos elegante y menos clara.”

En el Coloquio Internacional de Lingüística Aplicada, los investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) han calificado a los académicos que modifican las reglas ortográficas como “chistosos”, según la web ContraParte. Además dijeron que las modificaciones generarían confusión entre la gente, ya sea a nivel escrito o hablado.

Muchas críticas hacia estos cambios dicen que servirán solamente para vender mas diccionarios. El profesor Tomás Cano Binder se ha preguntado “¿Por qué nos hacen esto? ¿Por qué nos privan ahora del Panhispánico, que tantos conflictos resuelve, para meternos sin desearlo en una batalla absurda?¿Debo acudir a la RAE con mi Panhispánico y pedir que me devuelvan mi dinero?”.

El señor Gutiérrez Ordóñez ha dicho que los cambios no son absolutos sino reformulaciones. Independientemente de si el hecho de unificar y reformular es oportuno o no, para mi, el idioma ya ha perdido parte del romanticismo que tenía antes. Tengo miedo al pensar que más pueden llegar a cambiar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s